Huellas en la arena

En mis paseos por la playa este verano, me fascinaban las imprentas dejadas en la arena, y les iba haciendo fotos y videos con la cámara del móvil.  Veía cómo cada criatura dejaba sus huellas:

nye-beach-photos-033   Los pájaros

 

nye-beach-photos-072

nye-beach-photos-023

los animalitos

 

 

 

nye-beach-photos-075   las personas que paseaban en bici

 

nye-beach-photos-047

las que andaban con bambas…

nye-beach-photos-046

o sin bambas.

nye-beach-photos-080  Cada persona con su huella única

 

nye-beach-photos-037 nye-beach-photos-036 nye-beach-photos-038

y única también la huella de cada paso de la misma persona.

nye-beach-photos-081

Dejaban sus huellas el sol

 

el viento   nye-beach-photos-030

 

nye-beach-photos-016

el ir y venir de las olas.  nye-beach-photos-015

nye-beach-photos-010

Observar todas estas imprentas dejadas en la arena por todo lo que paseaba por la playa me llevaba a tomar más consciencia de cómo también vamos dejando huellas en el mundo con cada palabra que decimos y cada acción que tomamos.

Quiero que la mayoría de las huellas que dejo con mis palabras y mis acciones estén en línea con mis valores, que estén al servicio de la vida.  Por eso practico la Comunicación NoViolenta.

Dicho eso, no quiero cargar con el pensamiento de que tendría que medir cada palabra antes de pronunciarla para que cuadre con los cuatro pasos de la CNV.  No quiero medir cada acción antes de realizarla. Valoro mucho la espontaneidad y la ligereza.

Sé que mi práctica de CNV va dejando su poso en mí, y que ese poso se va reflejando en mis pensamientos, mis palabras y mis acciones, y en las huellas que dejan.  Igual que los barcos, las ballenas, el viento, el giro de la tierra, el sol y la luna dejan sus huellas en el océano, esculpiendo las olas, y afectando así de qué manera juegan con la arena y dejan sus imprentas en ella.

Me encantaría interactuar con la vida con la simplicidad de una ola jugando con la arena. Me invito a comprometerme una y otra vez con mi práctica de la CNV, para que su poso me ayude a andar por la vida cada vez más con la actitud noviolenta a la cual la práctica apunta.  Me invito a confiar en ese poso, a confiar en mi misma, y desde esa confianza, permitirme actuar e interactuar con ligereza y espontaneidad.  Como decía, con la simplicidad de una ola jugando con la arena.

 

Helen Adamson

 

Esta entrada fue publicada en Reflexiones personales, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Huellas en la arena

  1. Rosa Blanco Sarrión dijo:

    Me enamoran estas huellas en la arena, preciosos dibujos…este lo comparto en mi muro…:) y recuerdo el valor y la belleza de lo sencillo…gracias…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *