Reflexión: Transformando la vergüenza “en voz alta”

Estoy avergonzada al ver que han pasado 33 meses entre sacar mi boletín número 6 y empezar a escribir este, el número 7. 

Voy a aprovechar la situación para ofrecer un ejemplo de auto-empatía «en voz alta». Aquí va…

Marshall Rosenberg decía que  los sentimientos de vergüenza (y de culpa, rabia y depresión) son alimentados por pensamientos tales como juicios, etiquetas y exigencias.

A ver… mis auto-exigencias y auto-juicios en esta situación son algo así como que debería cuidar más de las personas que os habéis suscrito a mi lista, y que no sé organizarme bien. 

¿Qué necesidades me señalan estos pensamientos? Hmm… las necesidades que experimento como poco cuidadas en esta situación son las de… conexión… contribución… compromiso… orden. Sí, me importan mucho estas cualidades… Mmm… Conexión. Contribución. Compromiso. Orden.

Me acuerdo que han habido bastantes momentos que notaba ganas de compartir algo relacionado con la CNV a través del boletín, y que he priorizado hacer otras cosas. Voy a escoger uno de esos momentos: uno que aún tengo bastante fresco en la mente. 

El 5 de noviembre del 2019 se publicó Comunicació NoViolenta:  Un llenguatge de vida, una traducción al catalán del manual de la CNV escrito por Marshall Rosenberg.  Estaba muy contenta y quería compartir la noticia en mi web y en un boletín.  Y resulta que durante las siguientes días y semanas escogí una y otra vez poner la mayor parte de mi energía en prepararme para unas formaciones que co-facilitaba en noviembre y a finales de diciembre y principios de enero. Y cuando no estaba con las preparaciones, descansaba y hacía ejercicio y actividades que me nutrían.  

Hmm, ¿cuál fue mi intención al escoger aplazar anunciar la publicación del libro hasta después de acabarse esas formaciones? ¿Qué necesidades intentaba cuidar?… Aquí también salen las de contribución y compromiso.  Y foco.  Y auto-cuidado. Todas ellas cualidades que también valor mucho. 

¡Ah!  Me doy cuenta de que como consecuencia de mi decisión, algunas de mis necesidades se cubrieron bastante, mientras que algunas bastante poco.  Me permito celebrar y hacer duelo… y me invito a honrar todas las necesidades como impulsos vitales que se expresan en mí…

…Noto que mi vergüenza se ha transformado. Ya no me estoy juzgando ni exigiendo. Ahora estoy un poco triste, y a la vez en paz, conectada con lo que valoro. 

Desde esta conexión conmigo misma, me invito a estar alerta a cualquier inspiración que a lo mejor aparezca: estrategias o peticiones que podría hacer a mi misma o a otras personas para cuidar de las necesidades en juego.  Quizás me vendrá más claridad sobre asumir, mantener, o romper compromisos en el futuro. O quizás surgirá alguna estrategia muy práctica que tiene que ver con publicar boletines*.  ¡Ya veremos!

Lo que he hecho en esta reflexión es compartir un ejemplo personal de un proceso que he desarrollado para explorar y transformar la vergüenza y la culpa a través de los pasos de la CNV.  Lo llamo TRANSFORMAR LA CULPA sin desentenderme de los efectos de mis acciones

Haz clic aquí si quieres leer más sobre el proceso y bajar un documento que explica cómo aplicarlo a una situación tuya.

*Ya han pasado un par de semanas desde que hice la exploración, y he constatado algo que había olvidado: que publicar un boletín requiere bastante tiempo y energía. Una estrategia que me ha surgido es de des-comprometerme con publicar boletines, y de enviar de una en una las reflexiones, noticias y anuncios que quiero compartir. Creo que así puedo cuidar de mis necesidades de conexión y contribución a las personas suscritas a mi lista y a la vez cuidar mejor de mi misma y de mi tiempo y energía.

Esta entrada fue publicada en Reflexiones personales y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Reflexión: Transformando la vergüenza “en voz alta”

  1. Teresa dijo:

    Al leerte me lleno de inspiración y alegría. Celebro los duelo con energía y de la mano de la auto empatía y auto compasión.
    Abrazos

  2. María dijo:

    Gracias Helen, por este ejemplo concreto en el que me he sentido reflejada,

  3. Annette dijo:

    Muchas gracias Helen, me llega mucho cariño, cuidado y profesionalidad, además de claridad e inspiración. Siento cercanía y conexión y me gusta esta sensación cálida y nutritiva.
    Me veo un poco reflejada en lo que describes respeto a mi situación con mi web… también me gustaría ofrecer más presencia y cuidado, creando más conexión con las personas que posiblemente lean lo que podría ofrecer… Gracias por la estrategia que yo recibo como “menos es más”, mejor poner algo no tan amplio en vez de esperar a la máxima expresión que visualizo. Gracias y un gran abrazo! Annette

  4. Helen dijo:

    Muchas gracias a vosotras por vuestras palabras, Teresa, María y Annette! Me alegro saber que mi reflexión os haya servido de inspiración.

  5. Maria dijo:

    Moltes gràcies, Helen.
    Aquestes reflexions m´ajuden a reforçar les meves necessitats de respectar-me a mi mateixa i a la vegada, als altres “sense perdre´m en l´intent”.
    Gràcies de nou, ja que amb aquest treball surt enfortida la meva responsabilitat, que com sempre és lliure i no obligada.
    Amb l´alegria de tornar a llegir els teus escrits,
    Maria Percaz

  6. Helen dijo:

    🙂 Me n’alegro, Maria!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *